Burn This - (c) Matthew Murphy

Compré entradas para Burn This por pura mitomanía, lo confieso. Después de haber visto y haber disfrutado con todas las temporadas de The Americans, para mí Keri Russell es un referente y Adam Driver, qué decir, me gusta Star Wars, ¿vale?

Y suerte de mi mitomanía, porque ellos dos y su compañero Brandon Uranowitz eran lo mejor del montaje con diferencia. O, como dijo una crítica al día siguiente en la televisión local (sí, en la televisión local de Nueva York se hace crítica teatral y la hace una mujer, flipa): el trabajo de los actores supera con creces la calidad del texto.

Y es que Burn this es una obra a mayor honra y gloria de un único personaje, el que interpreta Adam Driver, al que le han dado este papel porque le va como anillo al dedo y, seguramente, le permitirá ganar algún premio. La historia es una trama romanticona protagonizada por una bailarina (Keri Russell) que regresa a casa después del entierro de su mejor amigo, un bailarín gay, donde ha descubierto que su familia no sabía ni que era una cosa ni la otra. Unas escenas después irrumpe en su casa el hermano del difunto (Adam Driver), que es lo contrario a su hermano, un hombre rudo, heterosexual por los cuatro costados, brutote y tontorrón, pero con cierto atractivo. La bailarina y el hermano no tienen nada en común, pero se acabarán convirtiendo en amantes y, al final de la obra, ella abandonará a su novio millonario por el brutote de Nueva Jersey. Sí. Ya os he dicho que el texto no es ninguna maravilla (a pesar de que su autor, Landford Wilson, es un reconocido dramaturgo).

Pero aparte de ese texto con ese argumento tan pasado de moda, todo el resto del montaje solo puede calificarse de excelente. Desde la escenografía, que retrata un loft neoyorkino con vistas en el que, decididamente, me encantaría vivir, al vestuario pasando, obviamente, por el trabajo de Russell y Driver. Ella, toda naturalidad y fuerza, para dar vida a un personaje decidido, apasionado y, sobre todo, normal (qué dificil es que la normalidad lo parezca en escena). Él, convertido en un ser contradictorio, animal, desgarbado y poco inteligente, al que lograba dotar de un carisma y un magnetismo insólitos (e imprescindibles para creernos la trama).

Siempre recordaré Burn This por haberme permitido respirar el mismo oxígeno que dos intérpretes a los que admiro y por haberme dado la oportunidad de disfrutar de su increíble técnica en directo, sin trampa ni cartón, sobre las tablas. Solo desearía que el texto me hubiera dicho algo pero, en fin, no se puede tener todo.

[Al plantearme en qué idioma escribir sobre el teatro que se hace en Nueva York, me he decantado por el español, porque su uso está muy extendido en esa ciudad.]

Burn This

Autor: Lanford Wilson. Director: Michael Mayer. Intérpretes: Keri Russell, Adam Driver, Brandon Uranowitz y David Furr. Escenografia: Derek McLane. Vestuario: Clint Ramos. Luces: Natasha Katz. Sonido: David van Tieghem. Coregrafía de pelea: J. Steven White. Casting: Jim Carnahan (CSA), James Calleri (CSA) y Erica Jensen (CSA). Regiduría: Lisa Iacucci. Company Manager: Katie Pope. Dirección de producción: Aurora Productions. Producción ejecutiva y general manager: 101 Productions, Ltd. Producción: David Binder, Ruth Hendel, Big Beach, Sharon Karmazin, Ohenrygs Productions, Ken Schur, Jayne Baron Sherman, Cynthia Stroum, Barbara Whitman, Richard Willis, Adam Zotovich, The Shubert Organization y Ambassador Theatre Group. Producción ejecutiva: Eric Schnall, Wendy Orshan, Jeffrey M. Wilson. 

Sala: Hudson Theatre. Fecha: 16/04/2019. Fotografía: (c) Matthew Murphy

Comparteix aquesta entrada a: