España ingobernable

Me perdí España ingobernable cuando estuvo este octubre en el Romea. La intensidad política de aquellos días hizo que teniendo entradas para ir, decidiera en el último momento no hacerlo (no recuerdo si para asistir a alguna concentración o por agotamiento emocional).

El caso es que cuando el Ateneu Popular 9 Barris decidió volver a programarla pensé que era una buena oportunidad para recuperar este espectáculo. La experiencia me decía que Alberto San Juan nunca defrauda sobre el escenario (como pruebas tengo El rey o Masacre). Pero en esta ocasión me equivoqué.

Y no fue el montaje lo que me decepcionó, sino el intérprete. España ingobernable es un espectáculo bien dibujado, hecho con acierto y cariño. Con la única presencia en escena de San Juan y el guitarrista Fernando Egozcue, España ingobernable hace un repaso a los movimientos populares más destacados de la historia reciente de España. La música y la poesía son las protagonistas de un relato que habla de la fuerza del pueblo llano, de lo que sucede cuando la gente se une en contra de la tiranía del poder. Más actual y más emotivo, imposible.

Y sin embargo, algo falló. Algo muy concreto: Alberto San Juan. Y es que un intérprete, y más uno de su talla, debe saber que para subir a un escenario hay que estar al cien por cien. Que no vale sonreír y explicar después de haberse encallado en más de una frase que en el camerino había alguna que otra cerveza, que menos aún se puede decir eso con un botellín en escena y que es una falta de respeto al público quedarse literalmente en blanco y tener que acabar el espectáculo guion en mano, teniendo que consultar a cada paso qué viene ahora y qué viene luego. Ni la sonrisa ni la simpatía ni la complicidad pueden usarse para justificar lo injustificable, por muy en familia que se encuentre uno en un espacio tan agradable como es el Ateneu 9 Barris.

Así, disfrutar de España ingobernable, un espectáculo que basa su belleza en el ritmo de la música y la palabra poética, se hizo misión imposible. A mí me recordó a cuando intentas escuchar un disco de vinilo y de repente la aguja salta y rompe la magia o, para los más jóvenes, cuando te falla la red viendo un video y empieza a saltar o te cuelan mil anuncios. Y así no, así es imposible. Una auténtica lástima.

España ingobernable
Autoría, dirección e interpretación: Alberto San Juan Guijarro y Fernando Egozcue. Diseño de iluminación: Raúl Baena. Música original: Fernando Egozcue. Dramaturgia: Alberto San Juan Guijarro. Producción: Producciones Lastra SL.
Sala: Ateneu Popular 9 Barris. Data: 22/03/2018.