Tierras del Sud

El cambio de dirección del Teatre Lliure este año ha traído consigo nuevas ideas y propuestas que apuestan por un Lliure más abierto y más dispuesto a correr riesgos. Un soplo de aire fresco después de años de ortodoxia y aburguesamiento. Una de las ideas que ha implementado Juan Carlos Martel consiste en ceder la gestión de la sala más pequeña del complejo, el Espai Lliure, a una compañía independiente para que dirija su programación durante un par de meses. La primera en gozar de este privilegio ha sido la compañía La Ruta 40, que cuenta con una larga trayectoria y que ya había estrenado, precisamente en el Espai Lliure, en época de Pasqual, que ha elegido tres montajes (dos de otras compañías y uno propio). Tierras del Sud, de los creadores Laida Azkona Goñi y Txalo Toloza-Fernández, es el primero que hemos visto.

Después de muchos años consumiendo documentales y reportajes en todo tipo de formatos puedo decir que existen dos tipos: los que resultan interesantes por su contenido, aunque su forma no sea especialmente destacable, y los que logran que contenido y forma se complementen para crear una pieza con valor artístico más allá del informativo (por supuesto, también hay documentales cuyo contenido no vale nada, pero no veo la necesidad de perder el tiempo con ellos). Y Tierras del Sud, a pesar de su indiscutible voluntad artística, me pareció que pertenecía más bien al primer grupo, una pieza que nos habla de cómo el capitalismo no solo arrasa con el planeta sino también con cualquier forma de vida que no lo secunde centrándose en el ejemplo del pueblo mapuche, un pueblo indígena americano que vive en la zona de la Patagonia repartido entre Argentina y Chile.

La historia del pueblo mapuche es una historia de racismo, colonización, explotación, abuso y resiliencia que debería hacer sonrojar a cualquier occidental con dos dedos de frente. El relato de cómo los mapuches fueron expulsados de su tierra para luego venderla al mejor postor en los mercados internacionales mientras eran exhibidos en zoológicos de personas y sus hijos entregados a matrimonios blancos para acabar con su cultura es profundamente angustiante, terrible y capaz de despertar nuestros más bajos instintos. Sin embargo, la forma como se presentaba la información me pareció en ocasiones algo confusa, con una serie de técnicas (proyección de textos, voz en off, verbatim con auriculares por parte de los intérpretes) combinadas con una acción casi constante en escena (donde se construía el paisaje actual del territorio mapuche) que, en ocasiones, interfería con mi atención. Por ejemplo, me perdí más de una sección de texto proyectado sencillamente porque estaba observando a los intérpretes manipular objetos en escena. De hecho, el montaje del paisaje en directo me pareció una de las piezas más interesantes del conjunto, pero tuve la sensación de que los creadores habían tenido problemas, por un lado, para incluir toda la información relevante y generar un relato claro y, por el otro, para aunar ese relato con la parte escénica.

A pesar de todo Tierras del Sud me transportó a una zona del mundo de la que sé pocas cosas y me presentó un conflicto que, probablemente, tiene réplicas similares en todo el globo. Una historia sobre cómo capitalismo y supremacismo están indisolublemente unidos y cómo el marketing puede hacernos creer que los grandes grupos empresariales internacionales, como por ejemplo, Benetton, son solidarios, responsables y conscientes. Una de esas mentiras que, a base de repetirla muchas veces, en ocasiones, logran colarnos como verdad.

Tierras del sud
Creació i direcció: Azkona&Toloza. Intérpretes: Laida Azkona Goñi y Txalo Toloza-Fernández. Voces: Sebastian Alessandria, Sergio Alessandria, Agustina Basso, Gerardo Ghioldi, Marcela Imazio, Daniel Osovnikar, Conrado Parodi, Sebastián Seifert y Rosalía Zanón. Espacio escénico: Juliana Acevedo y MiPrimerDrop. Estilismo: Sara Espinosa. Iluminación: Ana Rovira. Audiovisuales: MiPrimerDrop. Música original y espacio sonoro: Juan Cristóbal Saavedra. Ayudanta de dirección: Raquel Cors. Coordinación del proceso de investigación: Leonardo Gamboa Caneo. Selección musical: Marcelo Pellejero. Producción ejecutiva: Elclimamola. Construcción de escenografía y elementos: Lola Belles, Mariona Signes y Rotor-Fab-Espai Erre. Con la colaboración de Sònia Gómez, Maite Garvayo, Ángela Fernández, Fernando Sánchez i Orlando y Jaime Carriqueo. Coproducción: Antic Teatre, Festival TNT y Azkona&Toloza. Con el apoyo del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya y el Programa Iberescena. Con la colaboración de Innova Cultural promovido por la Fundación Bancaria Caja de Navarra y la Obra Social “La Caixa”, el Teatro Gayarre, El Graner–Mercat de les Flors, La Caldera, Azala Espazioa, Instituto Patagónico de las Artes, l’Estruch de Sabadell y Biblioteca Popular Osvaldo Bayer de Villa La Angostura. Espectáculo subvencionado por el Gobierno de Navarra.
Sala: Teatre Lliure de Montjuïc. Espai Lliure. Fecha: 25/10/2019. Fotografía: (c) Azkona&Toloza.

Comparteix aquesta entrada a:

Deixa un comentari

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada